jueves, enero 4

Dime cuánto ganas y te diré quién eres


Hoy recibí un mail reenviado por alguien a quien le había sido reenviado por alguien a quien le había sido reenviado. Entre otras cosas, dice: "Para que se den una idea, un ayudante de dirección cobra 2900 pesos en una película al 100% de Sica !!!".

Traduzco: la cita se refiere a que un AYUDANTE DE DIRECCIÓN (quien, para los que no lo saben, trabaja a las órdenes de un asistente de dirección, generalmente ocupándose de citación de actores a rodaje, planillas de filmación, a veces pizarra de toma, etc. durante 10 a 12 horas diarias, durante cinco días por semana), gana 2900 pesos en cuatro semanas, trabajando EN BLANCO (es decir, sumándole a esto aguinaldo y vacaciones correspondientes al período total de su contrato).

Lo que no necesariamente se entiende, descontextualizando la frase, es qué quiere decir esto. Mi operación consiste en ponerlo a prueba. Si andan por ahí, díganme qué tal les parece ese sueldito. A ver si soy yo la que está fuera de órbita o quien escribe esas palabras en tono de queja vive en otro país (o hasta en otro mundo).

3 comentarios:

jesica suarez dijo...

tema complicado: los sueldos... las ganancias.... yo creo que de lo que debería quejarse esta chica es que en este país alguien no pueda vivir con lo que gana. Sea el rubro que sea, autónomo, empleado, free lance. A los únicos que les alcanza es a los que afanan y a los empleados de los que afanan groso. Este país está mal pensado, pero si seguimos con estas ideas de que papa sindicato nos defienda de los malos, bastante anticuado por cierto, CAGAMOS. Si no se da vuelta todo como una media y la gente sigue pensando asi: el que cobra quiere mas, el que paga quiere pagar menos... y el problema es OTRO. No ven que a ninguno de los dos les alcanza!!!!!!!!

jesica suarez dijo...

ah... y lo que no tienen niguno de los dos se lo esta llevando alguien, seguramente.

*nat dijo...

exacto! por fin alguien que entiende que no son los buenos ni los malos, sino un sistema... donde los más damnificados, de cualquier manera, no somos nosotros

leer lo que leo a veces me da vergüenza, y miedo.